Un nuevo carril bici unirá San Andrés del Rabanedo con León con una inversión cercana a los 1,3 millones

Habrás dos vías unidireccionales y paralelas a cada margen de la carretera CL-623, de 1,9 kilómetros de extensión

La Junta invertirá cerca de 1,3 millones de euros en la construcción de un nuevo carril-bici que discurre entre los términos municipales de San Andrés del Rabanedo y León capital. La Consejería de Movilidad y Transformación Digital informó hoy al Consejo de Gobierno de este proyecto, incluido en del plan para la promoción de la movilidad sostenible en municipios de más de 50.000 habitantes, que prevé la construcción de ocho pistas ciclistas por un importe global de 15,7 millones de euros, cofinanciados con Fondos Europeos Next Generation EU y los aportados por el Gobierno autonómico.

La situación actual de la vía que une ambos términos municipales puede generar situaciones de riesgo para los usuarios debido a la ausencia de espacios específicos para la utilización por parte de ciclistas y peatones, por lo que resulta aconsejable establecer un carril-bici separado, aprovechando los arcenes y la plataforma existentes, ocupando los espacios que flanquean la carretera en ambas márgenes.

La obra consistirá en la construcción de dos carriles-bici unidireccionales y paralelos a cada margen de la carretera CL-623, de 1,9 kilómetros de extensión, en el tramo comprendido entre el límite del término municipal de San Andrés del Rabanedo con León, a la altura de la Avenida San Ignacio de Loyola, y la glorieta que da acceso a Villabalter.

El proyecto prevé la regularización de los anchos de los carriles a 3,50 metros para cada uno, lo que permite aprovechar los actuales arcenes para desarrollar los carriles en cada margen, con un ancho mínimo de un metro pintados de rojo. Además, en los tramos donde no existen, se establecerán nuevas aceras para dar continuidad a los itinerarios peatonales y conectar los tramos de acera existentes, flanqueando la nueva infraestructura. Todo ello manteniendo los accesos a caminos y otras infraestructuras.

Las actuaciones concretas que se van a realizar consisten en la renovación del firme de la calzada, incluyendo los carriles-bici, con una capa de mezcla bituminosa en caliente; el arreglo y adecuación del drenaje transversal, con el objetivo de lograr una buena evacuación del agua, y la señalización, tanto vertical y horizontal como balizamiento.

El fin que se persigue con este plan es mejorar la seguridad vial separando tráficos vulnerables, ampliándose las redes de carriles reservados a bicicletas. Con ello se busca, además, incrementar el uso de la bicicleta, mejorando las comunicaciones, tanto dentro del propio municipio, como entre los municipios próximos y que forman parte, en algunos casos, del alfoz de los núcleos más poblados, además de hacer lo propio con el bienestar y la calidad de vida de los ciudadanos.

Te puede interesar