El consumo moderado de ‘Torrezno de Soria’ junto con alimentos ricos en fibra no produce efectos cardiovasculares negativos

El producto made in Soria debe freírse en aceite de oliva

El consumo de 300 gramos de ‘Torrezno de Soria’ junto con otros alimentos ricos en fibra no produce efectos cardiovasculares negativos, según la investigación realizada por un equipo de la Facultad de Ciencias de la Salud de Soria, perteneciente a la Universidad de Valladolid y que fue publicado en la revista científica ‘Food Science & Nutrition’.

Hacia finales del año pasado se extendió, no sólo a nivel nacional sino también internacional, un bulo sobre este producto que certificaba que era mucho más beneficioso que tomar verduras. Una noticia que no tenía rigor científico y que desprestigiaba al embajador de la gastronomía de Soria en foros.

Fruto de este interés, desde hace varios años se investiga junto a la Universidad de Valladolid y la Fundación Científica Caja Rural de Soria (entidad de donde surge la idea original del estudio) el valor nutricional del torrezno de Soria. Un estudio que se ha realizado desde le Facultad de Ciencias de la Salud de Soria y que se ha publicado recientemente.

El informe deja constancia que un consumo semanal de torreznos de Soria no perjudica la salud de los comensales siempre y cuando la fritura se haga en aceite de oliva virgen extra y estos se combinen con otros alimentos ricos en fibra. El estudio determina que un consumo de torrezno con ración adecuada o razonable -que puede ser unos 300 gramos a la semana- junto con una dieta rica en fibra es saludable y que puede incluirse y formar parte de una dieta adecuada. Además, la investigación deja constancia que los datos de colesterol de la muestra estudiada no aumentaban, sino que, incluso, los disminuía.

«La conclusión principal es que, cuando introducimos un producto inicialmente rico en grasas saturadas, como es el torrezno, y siempre que estos hayan sido fritos en aceite de oliva virgen extra, obtenemos un alimento con los ácidos grasos mono insaturados elevados y si además añadimos fibra en el mismo acto alimentario, los efectos cardiovasculares no son negativos», resaltó la científica Zoraida Verde.

Estos resultados salen de una muestra científica realizada a un grupo de personas que llevaron distintas dietas y en las que el torrezno era un plato semanal.

El estudio, realizado por las profesoras Zoraida Verde, Ana María Fernández Araque y Patricia Romero Marco, está avalado por el Comité de Bioética de la Universidad de Valladolid, cuenta con el apoyo de la Fundación Científica Caja Rural de Soria y además, ha sido elaborado en colaboración con la Asociación de Fabricantes de Torrezno de Soria.

El Torrezno de Soria forma parte de la cultura gastronómica de la provincia, pero la marca de garantía, destacó que esto no quiere decir que los 90.000 sorianos estén todos los días comiendo este producto, sino que se suele consumir de vez en cuando, durante la semana y siempre junto con una Dieta Mediterránea rica en otros alimentos como la fibra. “Junto con el dato que los sorianos tienen unas ratios de salud, principalmente cardiovasculares, buenas, positivas y por encima de la media nacional”, destacó.

El torrezno de Soria es uno de los productos que más prestigio está adquiriendo en los últimos años en la cocina de Castilla y León. Durante 2023 se consumieron en España casi 26 millones de torreznos de Soria gracias a los casi de tres millones de kilos de panceta elaborados en la provincia soriana, lo que demuestra que es uno de los manjares de la cocina soriana con más renombre y éxito.

Te puede interesar